Viernes, 10 Mayo 2019 13:34

Dióxido de titanio. Cronología de un aditivo alimentario con un futuro incierto

Dióxido de titanio. Cronología de un aditivo alimentario con un futuro incierto

Francia ha decidido prohibir el aditivo autorizado dióxido de titanio (E171) y la comercialización de cualquier producto que lo contenga a partir del 1 de enero de 2020. La medida, que ya ha sido notificada a la Comisión Europea (CE), deberá discutirse a partir de ahora con el resto de Estados Miembros hasta tomar un decisión al respecto. 

 Si bien la EFSA declaró en su opinión de 2016 que el dióxido de titanio (TiO2) no planteaba problemas de salud, un estudio científico francés realizado en 2017 por el Instituto Nacional Francés para la Investigación Agrícola (INRA) destacó los riesgos potenciales de carcinogénesis de las nanopartículas de TiO2. Esto ha llevado a la Asamblea Nacional Francesa a aprobar una enmienda al Proyecto de Ley de Granjas y Alimentos firmado en octubre de 2018 (la llamada Ley EGALIM) con el objetivo de prohibir el uso, la importación y la comercialización de TiO2 y cualquier alimento que lo contenga. Pero, ¿cómo ha evolucionado este asunto que empezó en septiembre de 2016? Veamos su cronología.

Septiembre 2016

Como parte de su programa de reevaluación de todos los aditivos permitidos para su uso en la Unión Europea antes de 2009, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) concluye que los datos disponibles sobre TiO2 en los alimentos no indican riesgos de seguridad. La EFSA recomienda, no obstante, realizar nuevos estudios para cubrir los vacíos de información sobre los posibles efectos en el sistema reproductivo, lo que podría permitir a la Autoridad establecer una ingesta diaria aceptable (IDA). La EFSA también señala que no hay límites establecidos para el tamaño de la partícula de TiO2 en las especificaciones de la UE y que se necesitan datos adicionales para actualizar dichas especificaciones.

Enero 2017

La Comisión Europea (CE) solicita a las empresas alimentarias de los Estados Miembros datos sobre el TiO2 y más concretamente sobre el tamaño de las partículas  para que la EFSA pueda emitir un dictamen al respecto. Por otra parte, la Asociación de Fabricantes de Dióxido de Titanio se compromete a realizar un estudio sobre la posible toxicidad de este aditivo sobre el sistema reproductivo.

Mientras tanto, en Francia, los autores de un estudio realizado por INRA (Instituto Nacional Francés para la Investigación Agrícola), concluyen que una exposición continua al dióxido de titanio, vía oral, en ratas puede provocar lesiones colorrectales precancerosas. Los hallazgos y efectos, sin embargo, no son extrapolables a humanos.

Abril 2018

La Agencia Francesa de Seguridad, Salud Ambiental y Ocupacional (ANSES) emite su opinión sobre si los hallazgos del INRA (estudio NANOGUT) proporcionan evidencia suficiente para reconsiderar las conclusiones de la reevaluación 2016 de la EFSA con respecto a la seguridad de TiO2. En sus conclusiones, ANSES señala que, aunque los resultados presentados en esta publicación no cuestionan actualmente la evaluación de la EFSA, el estudio demuestra efectos que no se habían identificado hasta el momento, concretamente los posibles efectos causantes de la carcinogénesis. Como resultado, ANSES destaca la necesidad de realizar estudios en profundidad sobre los posibles efectos en la salud relacionados con la ingestión de TiO2, con una metodología y un calendario por definir.

Marzo 2018

La Comisión Europea solicita a la EFSA que realice una evaluación científica de cuatro nuevos estudios relacionados con la toxicidad potencial del TiO2 y que indique si es necesario cambiar el dictamen existente de la EFSA sobre la inocuidad del TiO2 como aditivo alimentario.

Julio de 2018

La EFSA organiza un encuentro con los autores científicos de los estudios y concluye que los resultados de las investigaciones no dan pie a reabrir la opinión fijada en 2016.

Octubre 2018

El Parlamento francés aprueba la ley EGALIM. Esta ley prevé la suspensión del uso de TiO2 y su uso en productos alimenticios.

Enero de 2019

Francia se reafirma en su voluntad de prohibir el TiO2. Para obtener las condiciones legales necesarias para esta prohibición, el Ministerio francés indica que se le solicitará a ANSES que actualice su opinión sobre las nanopartículas en relación con el TiO2 antes del 15 de abril. Esta evaluación debe basarse en los nuevos estudios disponibles. Sobre la base de este informe de ANSES, el Gobierno remitirá el asunto a la Comisión Europea. El ministro plantea ejercer su derecho de salvaguardia tomando una decisión unilateral que prohíbe el TiO2.

Febrero 2019

ANSES solicita información sobre el uso de nanomateriales fabricados en alimentos relacionados con varios aditivos alimentarios. Esta lista incluye TiO2, sales de magnesio de ácidos grasos (E470b), dióxido de silicio (E551) y otros aditivos.

12 de abril de 2019

ANSES publica su nueva opinión sobre la seguridad del aditivo basándose en una revisión de la literatura sobre la toxicidad oral del E171 (aditivo dióxido de titanio). Se identifican 25 nuevos estudios publicados desde 2017.
Según ANSES, algunos de estos estudios revelan nuevos datos como, por ejemplo, cambios en los mecanismos biológicos celulares en ratones o anormalidades en el desarrollo de invertebrados, así como efectos genotóxicos in vitro a través del estrés oxidativo (efectos identificados para diferentes formas de la nanopartícula TiO2, incluido E171). Sin embargo, ninguno de estos nuevos estudios puede confirmar o refutar el potencial efecto promotor de la carcinogénesis del E171 informado en el estudio NANOGUT. La agencia destaca nuevamente la falta de datos científicos capaces de resolver las incertidumbres con respecto a la seguridad del aditivo E171. Enfatiza la necesidad de obtener datos para caracterizar las diferentes formas fisicoquímicas de E171 y datos toxicológicos adicionales sobre los efectos potenciales asociados con su ingestión.

25 de abril de 2019

Orden francesa que suspende el uso de TiO2 en Francia publicado en el Diario Oficial francés. La decisión entrará en vigor el 1 de enero de 2020 por un período de 1 año. Se basa en la aplicación del principio de precaución de conformidad con el artículo L 521-17 del Código del Consumidor francés, que requiere que se demuestre un peligro grave e inmediato.

26 de abril de 2019

Francia notifica la medida a la Comisión Europea.

3 de mayo de 2019

Nueve grupos de consumidores piden una prohibición de TiO2 en toda la UE y que la Comisión Europea no se oponga a la prohibición en Francia. Los grupos también instan a la Comisión a no plantear objeciones ni iniciar ningún procedimiento legal contra la medida francesa.

13 de mayo de 2019

Discusión de la UE con los Estados miembro sobre la medida de emergencia con respecto al dióxido de titanio cuando se utiliza como aditivo alimentario (E171)

A la espera de la decisión final tomada por la Comisión Europea, desde Afepadi consideramos que la respuesta que emita la CE debe ser lo mas meditada posible ante el impacto económico negativo que provocaría la prohibición del E171 en el sector de los complementos alimenticios en nuestro país y en toda Europa, sobre todo cuando existe información consolidada de la máxima autoridad europea en seguridad alimentaria (EFSA) sobre el uso seguro y sin riesgos sobre la salud de este aditivo. No hay una base legal para que Francia suspenda unilateralmente este aditivo.  Entidades como Food Supplements Europe (FSE) e IADSA, asociación europea e internacional, respectivamente, de la industria de los complementos alimenticios de las que Afepadi forma parte, consideran que el impacto de la decisión francesa puede afectar a la industria con cifras de pérdidas que pueden oscilar entre los 20.000€ para las compañías pequeñas y los 148.000.000€ para las grandes.

Visto 9843 veces Modificado por última vez en Miércoles, 17 Junio 2020 17:15

Artículos relacionados (por etiqueta)